La llamada o visita a puerta fría ha pasado a mejor vida y está quedando como una estrategia comercial del siglo pasado.

Ya nadie quiere ser molestado por ese pesado comercial que te llama para vender sus productos a las 4 de la tarde.

Además te encontrarás con ese filtro llamado secretaria que te dirá que el jefe ha salido y que le mandes (en el mejor de los casos) un frío e-mail que por supuesto nunca nadie abrirá.

Conclusión: Una llamada en frío está abocada al fracaso en un 99% de las ocasiones.

La democratización del uso de internet y el acceso de forma sencilla (un solo click) a toda la información que uno necesite hace que tu cliente tenga al alcance de su ratón (o dedo) toda la información que necesite y por supuesto no desea que ningún vendedor lo moleste.

El solito sabe cuándo y sobre todo cómo, buscar a ese profesional o empresa que le cure ese “ dolor” que tiene. Hablo de dolor porque los comerciales, los vendedores curamos el dolor de nuestros clientes con esa medicina mágica que son nuestros productos y/o servicios.

¿Cómo llegamos en el siglo XXI a nuestro posible cliente si no funciona la llamada o visita a puerta fría? #yoquierovendermás

La respuesta es sencilla. Antes de machacarlo con tu oferta / propuesta, tienes que descubrir dónde está tu cliente. Tienes que conseguir que levante la mano entre la multitud y diga: “Aquí estoy yo”.

El primer objetivo es que con algún gancho tipo imán y de forma totalmente voluntaria (ojito al Reglamento de Protección de Datos) nuestro posible cliente nos de sus datos personales de contacto. Ese será el permiso para que podamos “molestarlo”.

A nivel online, nuestro posible cliente está navegando y lo interrumpimos con un contenido atractivo para él que hemos publicado en las  Redes Sociales o en nuestra web. Son contenidos que interesen a nuestro cliente y este lo encuentra: Ebooks,webinars, muestra gratuita de servicios (prueba), seminarios. El precio a pagar por tan valioso material será que rellene un formulario con sus datos personales (sobre todo email y teléfono).

En el mundo Offline podría ser una sesión informativa, una charla, un taller, una ponencia … Para poder asistir debe haber un registro previo en el que solicitaremos esos datos.

Con estos datos nos vamos creando una base de datos de leads (posibles clientes), pero es mágica, porque son contactos que quieren tener relación comercial con nosotros. Hemos saltado los filtros. El que decide ya está en nuestro círculo…

Ahora llega el momento educación. Debemos seguir aportando información de mucha utilidad y calidad a estos leads, para que nos vean como un referente y finalmente acaben entrando en el proceso de compra.

Hemos pasado de un tráfico frío (personas desconocidas), a leads, posibles clientes (tráfico caliente). Al mismo tiempo estamos potenciando nuestra marca personal / profesional. En definitivas cuentas, estamos vendiendo sin vender.

Nunca olvides cómo has conseguido captar a este lead. Has usado un imán basado en la educación. Así que debes seguir educándolo incluso cuando te haya comprado.

Si quieres que te ayudemos a vender más contacta con nosotros. Usaremos el imán de AndaluNet.

Seguiremos haciendo magia juntos…

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit