Cada día tenemos buenos propósitos, hacemos planes. Esta época de confinamiento que estamos viviendo nos empuja una vez más a hacer planes, fijar objetivos, metas…

Todos estos planes son maravillosos, pero al poco tiempo caen en el olvido como siempre ocurre. ¿Te has parado a pensar el motivo por el que ocurre esto?

Es por culpa de nuestra mente juguetona, que nos sabotea y nos impide lograr nuestro plan. Ella es la responsable de que no nos centremos, no prestemos atención, nos distraigamos y acabemos olvidando esa meta propuesta. Nuestra mente es conservadora y nos empuja a no abandonar nuestra zona de confort. Las mal llamada zona de confort, que en muchas ocasiones es la más incómoda de las zonas.

 

Si lo que actualmente tienes no es lo que te gusta, o lo que te habías propuesto es porque tu mente te ha saboteado.

¿Sabías que cada día desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos entre 20.000 y 60.000 pensamientos (y que la mayoría son negativos)?. Si no somos capaces de controlar nuestra mente, esta nos saboteará. ¡Seguro!

 

Estos pensamientos negativos te harán desconfiar de ti mismo. Miedo a fracasar, a equivocarse, a no lograrlo. No olvides que tu mente quiere evitar el dolor y por eso prefiere que no arriesgues, que te quedes donde estás. Por eso insisto, la mente es la principal saboteadora de tu posible éxito. Es un freno a tu crecimiento. La mente manda sobre el cuerpo. La mente puede ser sin duda tu mayor aliado hacia el éxito, pero también tu enemigo número 1.

“No, no lo hagas. Te dirán que no, te van a rechazar”. Esa es la orden que la mente le dicta al cuerpo para evitar ese posible dolor futuro. ¿Y qué hace el cuerpo? Se paraliza, no actúa.

Una vez más la juguetona mente nos ha frenado. Ha impedido nuestro avance. Es muy posible que lleve razón y nos rechacen en esta ocasión, pero eso es aprendizaje, es parte de la vida. El éxito nunca llega al primer intento. Hace falta perder partidos, perder batallas para ganar la guerra. Tenemos que controlar nuestra mente para que no nos sabotee. La mente es una herramienta poderosísima que nos ayudará a conseguir todo, pero solo si sabemos dominarla.

 

Si no estás enfocado 100 por 100 nunca lograrás tus metas.

Y cuando digo 100 por cien es enfocarse en todo momento, a cada instante. Recuerda, el tiempo no se recupera, o se invierte o se pierde.

Bloquea cualquier interrupción. No te distraigas. Enfócate siempre realmente en lo que quieres lograr en tu vida.

 

¿Sabes el motivo por el que caen los buenos planes en el olvido? Porque nos los has pasado a papel. No los tienes por escrito. Créeme, parece una tontería pero funciona. Apunta en papelitos, cuartillas, folios, etc tus planes, tus metas, lo que quieres lograr y colócalo en tu cuarto, en tu despacho, en el coche… que siempre sean visibles.

 

Hasta la propia Biblia dice:

Habacuc 2:2-3 ” Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella.”

 

No basta con tener un plan y plasmar un sueño (visión). Debes tener ese plan delante tuya cada día para poder enfocarte en él. Escribe tus metas en un sitio / sitios visibles. Todos los días debes leer tu visión, tu meta, tus objetivos. De esta forma no habrá distracción ni olvido posible y podrás enfocarte en su consecución.

 

Si quieres que tu vida cambie para siempre dedica cada día un minuto, solo 60 segundillos en hacer lo que te digo y ya me cuentas .

 

Dicen que cuando una persona desea algo con tal fuerza que daría su vida por alcanzarlo, el amigo Universo le echará una mano para lograrlo…

 

Deseo que así sea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit