Esta semana rescaté de entre mis libros:  “Con buena letra” de Joaquín Sabina. Siempre fui desde tiempos de la ya lejana Mandrágora un admirador del genio de Ubeda. Un hombre que tomaba trenes que iban hacia el Norte en busca de una mejor vida y que llegó al éxito mundial viniendo desde muy abajo, cantando en el metro o en pubs de Madrid. Más mérito aún si como bien dijo siempre, no se distinguió por tener una gran voz.

Quizás ahora estés preguntándote qué tiene esto que ver con mi blog y los temas que en él suelo tratar. Precisamente es eso lo que voy a tratar de explicarte. Sabes que me apasiona motivarte y que no te dejes llevar por esa ola de pesimismo y falta de motivación que impregna nuestra sociedad.

Estos versos de Sabina vienen a definir lo que a muchos les pasa en la actualidad:

“Vivo en el número siete, calle Melancolía.
Quiero mudarme hace años al barrio de la Alegría.”

Y precisamente es en ese barrio donde debes vivir, por mucho que la tele, la radio, los periódicos, etc, etc, etc,  se empeñen en decirte lo contrario. Habitar en la calle Melancolía, que seguramente estará en el barrio de la tristeza esquina calle Negatividad, no te conducirá jamás a nada bueno. Es más, hará que las pocas energías que te queden se  consuman sin que te des ni cuenta.

Una vez más te diré que mires a tu corazón y que desde él empujes a tu mente, que ya se encargará de mandarle ese impulso que tu cuerpo necesita.  Claro que es posible vivir en ese barrio de la Alegría. Es más, ahora que han bajado los precios hay miles de casas esperando ser habitadas por personas como tú.

 

Por favor, no me gustaría escuchar que no te mudaste porque siempre que lo intentabas había pasado ya el tranvía…

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

18 − 6 =

clear formSubmit