Smart TV, Social TV

Las cosas de la vida, la llamada desde que éramos pequeños, la “caja tonta” es de los primeros medios tradicionales que ha sabido adaptarse a esta nueva Revolución Social y pasará a apostar por el modelo Smart TV, aunque en el fondo lo que ella quiere es que la conozcamos como Televisión Social (Social TV) y así se hace más humana, accesible, a la vez que recupera a esos anunciantes que estaban huyendo del medio.

Aquí, el que no corre vuela, y mientras que  la prensa escrita no reacciona a este Universo 2.0, la televisión ha decidido aliarse con el “enemigo social” y lejos de maldecirse porque sus millonarias audiencias ya no estaban en el salón de casa viendo sus programas, ha ido a buscar a sus clientes al lugar donde se encuentran, es decir,  a Internet y más concretamente a las Redes Sociales.

A nadie escapa que “Debes estar donde están tus clientes”. ¿Y qué ha hecho la televisión? Pues algo lógico, salir a buscar a sus clientes, interactuar con sus espectadores, ser más cercana y cambiar el mensaje unidireccional para que los que se estaban escapando de sus programas vuelvan a “su casa”.

Como le han visto las orejitas al lobo,  mientras que no se populariza la smart TV, intentan unir lo más rápido posible el mundo offline y el online y me parece acertada su apuesta, ya que lo contrario sería ir contra el progreso o no ver la realidad. Bajada de audiencias significa bajada de ingresos publicitarios, así que “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va  a la montaña”.

Ya empieza a ser habitual (modelo importado de los EEUU) ver delante de la “caja lista”a más de un integrante de la unidad familiar con sus tablets sobre las rodillas o con sus smartphones participando de su programa favorito (que  por supuesto tiene su cuenta oficial en Twitter) y viendo como el presentador se hace eco de su tweet, de su mensaje, e-mail, etc ó participando con él en una activa conversación con un hashtag (algo impensable hasta hace poco tiempo). La frescura que todo esto provoca vuelve a cautivar a los espectadores que se estaban alejando de un medio que ya se veía como del Siglo XX.

También vemos como la tecnología ( no me gusta hablar de nueva tecnología) está en le mesa de los presentadores o contertulios de los programas de la televisión (tablets, smartphones, etc) están conectados con el mundo y lo más importante, con sus “clientes” (espectadores) con los que interactúan y los hacen sentirse partícipes de sus programas. Ya no están al otro lado, sino que están “conectados”.

Me alegra comprobar cómo medios tradicionales saben adaptarse a los nuevos tiempos y se “reinventan” gracias a que saben detectar a tiempo las reglas del nuevo juego. Un juego en el que “todo ya no vale” y el cliente, llámese consumidor, ó espectador en este caso, es el Rey del tablero.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit