Raro es el día en que mi querido pajarito Larry, con su famosa red de microblogging no se carga a algún famoso, ya sea cantante,  político, etc. Pero raro es también el día en que no escucho algún comentario despectivo sobre los gurús de Internet: “Yo no quiero ser un gurú, pareces un gurú, te habrás creído un gurú, etc, etc”.

 

Sinceramente pienso que los que tienen un problema no son los gurús, sino nosotros. Considero gurú a alguien que se ha formado durante años en una materia determinada y que pone su conocimiento -parte gratis, parte lógicamente cobrando- a disposición de la empresa que los contrata, o en muchas ocasiones los seguidores / alumnos que quieren aprovecharse de su curva de aprendizaje, con el legítimo interés de ganar dinerito. Han trabajado y trabajan duro y para mí merecen el mayor de los respetos.

 

Los reconocerás fácilmente porque sobre todo pueden demostrar sus casos de éxito, lo que han hecho para ser considerado como tal. Además son mentores de cientos de emprendedores que siguen sus pasos, pues persiguen el éxito de su maestro.

 

De una vez por todas deberíamos quitarnos las caretas y gritar al Universo 2.0 : “Yo amo al gurú. De mayor quiero ser como ese gurú”. ¿Por qué no hacerlo?

 

Mi admirado T. Harv Eker en su magnífico libro “El secreto de las mentes millonarias” nos dice que uno de los principales problemas que tenemos los humanos y que nos impide crecer en busca del éxito, es que estamos mal programados. Sí, como lo oyes, desde pequeño nos inculcaron unas creencias sobre lo que está bien y lo que está mal,  que nos hacen ver con recelo a esas personas de éxito indudable.

 

Una vez reprogramados, debemos perseguir ese éxito, ya que tenerlo no es nada ni mucho menos negativo. Es más, hay que centrarse en aprender todo lo posible de ellos y de toda persona que pueda aportarnos algo. ¿Sabes para qué? Simplemente para mañana poder compartirlo con los demás y que tú también puedas ser partícipe del éxito de otro compañero.

 

Siempre hay una frase que me encanta repetir a mis clientes y amigos: “Tus éxitos son mis éxitos”. Ahora que nadie  se entera te contaré un secreto, esto es parte de una estrategia mía de Marketing que consiste en “camelarme” al Universo para que conspire a mi favor :-)

 

Este humilde aprendiz de la vida, fiel creyente en la Ley de la Atracción y plenamente convencido que nos convertimos en aquello que pensamos, levanto mi e-copa imaginaria y hago un brindis virtual en honor de esos gurús de Internet, maestros de maestros, que día a día nos allanan el camino, haciendo camino al andar.

 

Admiro profundamente a esos gurús que siempre tienen algo que enseñar, de la misma forma que ignoro a los vendedores de humo, a esos charlatanes virtuosos, que sólo son maestros de la palabra y que juegan con las ilusiones de la pobre gente que confía en sus pócimas mágicas.

Vendedores de humo

Y ahora que acabo el post, me viene a la cabeza una canción de José Luis Perales que no puedo evitar compartir con vosotros.

Brindaremos por ti,
brindaremos por él,
porque le vaya bien…

 

One thought on “¿Por qué matamos al gurú? Yo brindo por él

  1. Pues mira, aunque ya lo sabías porque lo hemos hablado alguna vez, estoy de acuerdo contigo.

    Creo que la cuestión no es gurú, si no el falso gurú, el vende humo en base a una falsa reputación creada en base a expectativas y no a conocimientos reales demostrados.

    Pero es más largo gurú, que falso gurú.

    Antes de Social Media el gurú era alguien muy valorado- En los campos donde yo me movía estaba Deming, uno de los mayores conocedores de mejora de procesos, Albert S Humphrey el “inventor” de la matriz DAFO, y muchos más.

    Fue siempre sinónimo, no de genio, pero si de referente en el sector al que se dedicara.

    Con esa definición y a nivel social hoy podríamos hablar de Punset, de Cousteau, etc.

    Yo también brindo por esos gurús de los buenos y deberíamos encontrar una palabra corta para definir a los falsos gurús para que los verdaderos reciban su mérito.

    Hay que tener en cuenta que no es un título oficial por lo que los verdaderos gurús no se consideran tales con lo que no les molesta esta corriente ;).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

dieciseis − 1 =

clear formSubmit