No confundamos el tocino con la velocidad, ni mezclemos las churras con las merinas”. 

 

Comienzo de esta forma mi reflexión 2.0 porque hoy dos clientes me han hecho la misma pregunta: “Con esta moda de las Redes Sociales y que todo el mundo está en Facebook, ¿para qué necesito yo una página web nueva?”

La pregunta tiene su miga, ya que muchas empresas sin el asesoramiento profesional oportuno, escuchan campanas “sociales” y la cantinela de “las Redes Sociales son gratis y te va a ver mucha gente“. Lógicamente, con la coyuntura actual de la economía  los ojos le hacen chiribitas, pero esa no es la realidad. No es cuestión de elegir entre dos opciones, sino complementar dos formas de llegar a los clientes.

Vamos a pararnos un poco para analizar la realidad. Vivimos en una revolución social y tecnológica, pero esto del “Facebook”, “Twitter”, etc no es una moda pasajera, sino toda una tendencia. Vamos, que han venido para quedarse y hacernos cambiar la forma de relacionarnos con las marcas. Esa publicidad unidireccional es parte del pasado y ahora el control de las empresas lo tienen los clientes. Ya las marcas no venden, sino es el cliente el que compra y aunque parezca lo mismo, las reglas del juego han cambiado. Es decir, las empresas deben estar sí o sí, en los medios sociales porque allí están sus clientes. Pero no estar por estar, sino con una estrategia y gestión profesional. En resumen, Redes Sociales 1 – Página Web 0

Pero el partido no ha acabado. La página web sigue siendo fundamental. Yo la semejo a no llevar el DNI o el pasaporte si quieres volar. Si no lo llevas no te vas a poder montar en el avión. Es más, si no tienes página web te van a mirar de forma rara y quizás no te inviten a la fiesta, pues desconfiarán de lo que ofreces. No vas a poder lucir tus mejores galas, ni mostrar tus productos, servicios e instalaciones. Observamos como la página web acaba de empatar el partido (1-1)

Ahora, ¿Qué pasará si a esta página web que tan coqueta se ha preparado para ir al baile, le incluyes el acceso a las distintas redes  sociales, la maquillas con un buen marketing de contenidos, la decoras con unos interesantes videos y se hace amiga del famoso pingüino?.

En este caso, será la reina de la fiesta. Eso sí, nunca debes olvidar que esta princesita no sólo ha de mirarse en el espejo de los PC’s, sino que también la malvada bruja intentará ver su “belleza” en smartphones y tablets.

Y ya que hablamos de la Reina de la Fiesta os traigo esta canción que hacía muchos, muchos años que no escuchaba.

Espero que te haya gustado este pequeño cuento que tiene final feliz, aunque me despido rápido, que van a dar las 12 :-)

 

2 thoughts on “Si me hago el Facebook, no haré página web

  1. carina

    que lindo me gust mucho

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit