Decía Jim Rohn que todos tenemos dos opciones: Ganarnos la vida o diseñarla. Ya que la primera está costando tanto trabajo, yo te animo a que luches por la segunda y empieces a conjugar el verbo emprender: Yo emprendo, tú emprendes, él emprende…

 

La otra noche leía un gran artículo de Risto Mejide (click)  y no puede menos que decir algo así, como WOW!!!… Impresionante!!!…  A pesar de que soy un optimista convencido y de los que siempre ve el vaso no solo medio lleno, sino hasta llenándose, tuve que decir: pues es lo mismo que opino yo.

 

Venía a decir que en la actualidad es absurdo buscar trabajo en nuestro país, es más se mojaba hasta con la edad y preparación del posible candidato. “Si tienes más de 30 años y ya puedes tener los estudios que tengas, será más barato para el empresario contar con uno o varios becarios que trabajen gratis o casi gratis”.

 

Cuando Mejide insiste en “No busques trabajo, crea un trabajo” nos está recordando lo que ya decía Robert T. Kiyosaki en su bestseller mundial Padre Rico, Padre Pobre. El padre pobre le decía a Robert que trabajara en una empresa, mientras que el rico le animaba a tener su propia empresa.

Ha llovido mucho desde entonces, pero la situación actual es la que predijo en 1997 el famoso empresario y escritor hawaiano.

Hoy en día, tienen más valor que nunca las enseñanzas de Kiyosaki cuando afirmaba que el consejo más peligroso que puede darse a un hijo es “ve a la escuela, saca buenas notas y busca un trabajo seguro”. Ese es un consejo obsoleto, un mal consejo. Esta recomendación viene de la tradición, lo que denominamos un hábito cultural (típico de otras generaciones, pero no válido para esta). Otro día analizaremos con más profundidad este consejo y su relación con la libertad financiera.

Muchos me dirán que eso del autoempleo genera falta de estabilidad, de seguridad y llevan mucha razón, pero si miras a tu alrededor, ¿quién tiene garantizado su puesto de trabajo para mañana?.

Otros me dirán que no son vendedores, a lo que yo le diré que “Todos somos vendedores” y que como diría @Mister_Ventas en su magnífico libro #Vende, de alguna forma siempre estamos vendiendo o vendiéndonos. Cuando éramos pequeños y convencíamos a los demás para jugar con nuestro balón rojo (estábamos vendiendo), cuando a nuestro grupo de amigos los convencíamos para ver una peli del cine (que por supuesto era la que más nos gustaba), o cuando ahora tu mujer decide a qué hotel vamos con los niños un fin de semana :-)

Vender es convencer con algunos Euros de por medio. Vender es convencer a cambio de una contraprestación económica. Insisto, la Venta lo es todo y sin ella, no hay nada. Comienza por venderte tú a ti mismo. Es importante, ya que si tú no crees en ti y en tu potencial, mal empezamos. A continuación véndete con los que te rodean y háblales de tu idea, tu proyecto, esa visión nueva que estás inventando sobre tu vida. Escucha sus opiniones, y saca conclusiones positivas de todo. Serán valiosas enseñanzas para tu nuevo camino.

 

Te daré varios consejos, el primero es que el éxito deja huella, así que si quieres ir aprendiendo de los mejores en el mundo de la Venta, puedes seguir entre otros en Twitter a Eva Sastre Pardo @evasapar, Adrián Troncoso – @AdrianTroncosoR, ó  José Ignacio Perier – @jiperier, y nunca dejes de aprender y formarte.

 

El segundo es que no le pidas opinión sobre tu visión a los pesimistas, a los derrotistas, a esos que todo lo ven negativo, a esos chupadores / vampiros de Energía Positiva. Ellos no creen en los sueños, ni en las visiones y serán una piedra más en tu carrera y un obstáculo a tu visión. Jamás permitas que nadie te diga que no puedes conseguir lo que te propones. Que nunca jamás nadie te robe tus sueños.

 

El tercero habla del Plan de Acción para lograr los objetivos y su gran importancia. Tenerlo y además por escrito es fundamental, ya que te ayudará mucho más que si sólo lo visualizas en tu mente.

 

El cuarto consiste en que hay que enfocarse en los objetivos, en esa visión que tienes y que puede cambiar tu vida y la de los que te rodean. Pasa a la acción y no te permitas distracciones. Visualiza cada día estos objetivos y verás que cada vez estás más cerca.

 

El quinto es que recuerdes que tu visión debes ser tan importante para ti como lo es respirar. Esto no es un juego y si lo fuera, para ti quizás sea el juego de la vida.

 

Estás ante tu verdadera oportunidad, así que como diría el anuncio: ¡Que no te lo cuenten  y #emprende ! Vamos, sí se puede.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit