La semana pasada mantuve una amena conversación con un amigo periodista, y me alegró descubrir cómo su mentalidad había cambiado en poco menos de un año. El es un magnífico profesional al que nunca le faltó el trabajo, pero claro está, la situación actual no es la misma y como tantos otros se encuentra en las listas de la “empresa” más grande de España, el INEM.

 

Meses atrás hablábamos de su situación y yo vaticinaba que difícilmente una empresa de su sector lo iba a llamar y que si lo hacía, sería con una oferta irrisoria o sin remuneración alguna. Desgraciadamente no me equivoqué.

 

Ahora mi amigo ha descubierto por sí mismo que la única salida a la Crisis está en “reinventarse” y apostar por el autoempleo. Hay que emprender. Da igual lo que hagas, pero emprende. Hay que lanzarse, arriesgarse y recibir cada día como una oportunidad para seguir creciendo, seguir aprendiendo, seguir inventando, seguir maquinando… que trabaje la mente.

 

En aquella conversación del año pasado le hablaba de cuatro cosas que considero fundamentales para intentar salir del pozo:

 

La primera es la Formación. Parece una contradicción, que si no hay trabajo yo diga que haya que formarse, pero realmente es así. Es más, te diría que debes formarte en aquello que te apasione, algo que te guste realmente, algo que si somos capaces de convertirlo en un trabajo, no tenga tal consideración para ti. No existe mejor trabajo que aquel en el que disfrutas a diario.

 

La segunda está relacionada con la actitud. Por muy mal que vayan las cosas, o que se encuentre la situación, debes tener una actitud positiva ante la vida y las circunstancias. No significa ni muchos menos que vayas dando saltos de alegría por la calle, pero sí hay que evitar a toda costa quejarse y maldecir a diario tu suerte o mejor dicho, tu falta de suerte. Es más, yo te invitaría a dar gracias por lo que tienes. Está probado que quejarse no sirve de nada, es más puedes convertirte en un imán para las desgracias.  Con una actitud positiva conseguirás que tu mente trabaje mucho mejor, es más, hasta conseguirás ver antes que otros, ese tren llamado oportunidad y que pasará – no te quepa duda- delante de ti.

 

En tercer lugar te hablaré de la constancia. Ten en cuenta que se trata de perseguir tus sueños. Es importante que seas constante en tu lucha por llegar a la meta, por cumplir tus objetivos. Nadie te ha dicho que vaya a ser una tarea fácil. Roma no se construyo en un día. La única forma de alcanzar el éxito es desearlo, perseguirlo con todas tus fuerzas. Que se convierta para ti en una necesidad como puede serlo el respirar.

 

Dejaré para el final un tema que para muchos es tabú. Me refiero a las ventas. Decía T. Harv Eker que los vendedores están mal vistos, que existen muchos prejuicios sobre ellos. Fíjate la de frases que hay en tono despectivo sobre este mundo: “Los vendedores solo quieren vendernos”, “yo no soy vendedor”, “A mí no me gusta vender”, “los vendedores nos comen la cabeza”,etc. Desde pequeños nos han mostrado el mundo de la venta como algo negativo, sin embargo, no nos hemos parado a pensar que también desde pequeños estamos vendiendo y que todos (queramos o no) somos vendedores. Sin que tú lo sepas, siempre has sido un vendedor. Cuando convencías a los amigos en el cole para que te cambiaran el cromo de Maradona por ese que tenías repetido 10 veces, estabas vendiendo. Cuando intentas convencer para ver una película o ir a un restaurante… La vida es una venta constante. 

 

Cuando alguien te diga que no vale para la venta, que no le gusta, le recordaría una genial frase que dice algo así como: “Prefiero mil veces que tú vendas pañuelos para secar las lágrimas a que tengas que usarlos”.

 

Antes, para tener éxito bastaba con estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Ahora yo añadiría también tener la formación adecuada y saber muy bien venderse, pero antes, deberás haber deseado lograr ese éxito con todas tus fuerzas.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ocho + siete =

clear formSubmit